A Rey Muerto, Rey Puesto: los yerros del Ministro Arturo Zaldívar y la creciente corrupción en la SCJN

A Rey Muerto, Rey Puesto: los yerros del Ministro Arturo Zaldívar y la creciente corrupción en la SCJN

3 enero, 2020 0 Por Mina Moreno

La ética, la equidad y los principios de la justicia no cambian con el calendario.

D.H. Lawrence

 

El dos de enero de 2019, después de la votación realizada por el Pleno fue elegido el Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien asumió la presidencia de la Suprema de Justicia de la Nación.

Un año, ha pasado desde entonces, los principales cambios que realizó han sido varios como por ejemplo, fueron muchos los despidos, solamente en la Suprema Corte de Justicia de la Nación más de 850 personas se quedaron sin empleo. Igual suerte corrieron en las diferentes direcciones de adquisiciones, de mantenimiento, en el Consejo de la Judicatura Federal, en el Instituto de la Defensoría Pública, en el Instituto de la Judicatura Federal, en total miles de trabajadores perdieron su fuente laboral, pero no desaparecieron las plazas: se corrió a la gente para dar entrada a extrabajadores de la ex Procuraduría General de Justicia y de la Secretaría de Hacienda, principalmente.

Desapareció Casas de la Cultura, adjudicó a nuevas empresas contratos para el suministro de tóner, papel y hasta líquidos y material de limpieza. Ordenó que las licencias presentadas por los trabajadores, no debían ser cubiertas con personal extra.

En la primera reunión, celebrada con los coordinadores de jueces y magistrados federales, de todo el país, en un hecho inédito, víctima de su propia paranoia el Ministro Presidente Arturo Zaldívar   ordenó que cada rogado entregará su celular al personal de seguridad, para evitar fuera grabada la reunión.

Otra puntada, del hoy Ministro Presidente fue notificar a jueces y magistrados federales a través de WhatsApp los acuerdos tomados por el CJF.

En tiempos de austeridad compró vehículos de súper lujo que permanecieron en el patio interno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, autorizó una muy elegante y costosa remodelación de las oficinas de la Ministra Riobóo.

En su informe rendido el 11 de diciembre de 2019, por el Ministro Presidente éste contiene una serie de maquillajes muy característicos de la opereta burda, que suele montarse cuando se pretende negar y ocultar hechos que están ocurriendo hacia el interior de la institución.

Como son, por ejemplo, el hacer olímpico mutis respecto a la falta de construcción de los 29 restantes centros de justicia penal federal que eran la joya de la corona, cuyo valor aproximado se estimó en unos 575 mil millones de pesos, lo cual no ha sido investigado, ni por el actual presidente de la corte Ministro Arturo Zaldívar, ni por el Consejo de la Judicatura Federal.

Tampoco, se ha iniciado algún procedimiento de investigación respecto de los estrechos vínculos que el anterior presidente de la corte ministro Luis María Aguilar Morales tenía con diversas constructoras y despachos de arquitectos, ni de cómo se entretejieron las redes del poder, a través de quien fue la operadora financiera y cerebro de toda la operación monetaria, la contadora Rosa María Vizconde, según fuentes fidedignas.

Pues, tanto el Ministro Aguilar, como la contadora, centraron su atención particularmente, en 3 rubros, por ser lucrativos negocios como: la creación de los Nuevos Palacios de Justicia, la construcción de Centros de Justicia Penal y las nuevas salas orales en todo el país.

Desde, el 2017 se detectaron transas en la construcción de las tres sedes de los nuevos palacios de Justicia en Coahuila, Tlaxcala y Colima, no sólo fallas en su edificación, sino también en los proyectos; solamente en estas obras, se invertirían más o menos la friolera de mil 200 millones de pesos. Ello, se encuentra asentado y detectado en las auditorías 26 DAO-703/2017, 69 y 22/DAO/2017 que forman partes de la investigación realizada por el Consejo de la Judicatura Federal.

Entre los años 2015 y 2016, Luis María Aguilar realizó la adjudicación de obras, algunas de ellas sin licitación, es decir se las dio a los compas, por más de 5 mil millones de pesos.

La Auditoria Superior de la Federación presentó, el 15 de febrero de 2017, un Informe del resultado de la fiscalización superior de la cuenta pública 2015, en el cual, detectó una serie de irregularidades en el ejercicio presupuestario del PJF, destacándose cuatro contratos de obra pública que presentaron anomalías, por más de 251 millones de pesos, realizados para la construcción de salas para juicios orales en reclusorios de la Ciudad de México, así como de la construcción del Centro de Justicia Penal Federal en Cadereyta, Nuevo León.

Y, al respecto el actual Ministro Presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea nada ha dicho al respecto, ni tampoco en su informe anual presentado en diciembre de 2019, hizo referencia a tales latrocinios. Además, que el último consejero designado por el PJF el Magistrado Molina, es uno de los hombres vinculados, estrechamente al ministro Luis María Aguilar.

Poco, ha cambiado en el PJF y muy difícilmente cambiará de forma estructural, pues la corrupción e impunidad fue permeando a la institución por décadas.

Está podrido hasta lo más íntimo de sus huesos

Otra, prueba de ello es que tampoco ha sancionado ni suspendido a quién ha sido señalado como uno de los principales presta de nombres del anterior Presidente de la Corte, me refiero específicamente a Alfonso Javier Flores Padilla, quien es Juez Tercero de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de Baja California, con residencia en Tijuana, personaje que pese a ser investigado por enriquecimiento ilícito, además de tener quejas en su contra por acoso laboral el Consejo de la Judicatura Federal con toda su bondad angelical, lo santificó, permitiendo continúe con su negro historial de juez federal acosador, según fuentes cercanas don Alfonso Flores ha continuado con maltrato y enfermando al personal, ahora en su nuevo feudo, allá por Tijuana.

¿Hasta dónde llega el proteccionismo del CJF?

El más vivo ejemplo lo es, precisamente el juez Alfonso Aguilar, quien plantó pornografía a los trabajadores, además, de poner sistemas espías en sus computadoras, y pesé a estar probado el ilegal actuar del juzgador el CJF declaró improcedente e infundada la queja.

 Respecto, a los casos de acosos sexuales existen también personajes intocables como el Magistrado Neófito López Ramos con 25 quejas administrativas por acosador y ninguna ha sido resuelta, lo único que el CJF ha realizado es cambiarlo de adscripción, actualmente, se encuentra en Acapulco.

En el informe del Ministro Presidente Arturo Zaldívar no se tocaron con realidad puntos torales como son: acoso sexual,  la existencia de personal infiltrado por el crimen organizado e inclusive,  parientes de algunos personajes lúgubres desempeñando cargos dentro de la institución, la corrupción no solamente está en Jalisco,  sino en Durango, en Monterrey, en Quintana Roo donde según fuentes fidedignas opera una red de jueces y magistrados federales en colusión con invasores de inmuebles, muchos de los cuales, valen millones de dólares.

Tampoco, tocó el Fideicomiso de retiro de los Togados conocido por sus siglas como JURICA, que es la caja chica de quien la necesite, con fondos aproximadamente de 44 mil millones de pesos.

Unos días, antes de rendir su informe anual, el Ministro Arturo Zaldívar lanzó un programa con el cual pretende desaparecer el nepotismo, retira a jueces y magistrados federales el poder que actualmente ellos tienen de designar al personal, sin embargo, exime a la Corte, al Instituto de la Defensoría, al Instituto de la Judicatura Federal, al Canal Justicia TV, de dichas reglas, la pregunta es ¿por qué?

Además, su plan para renovar al PJF contempla otorgar absoluto poder al Consejo de la Judicatura Federal, para la elección de todo el personal entre ellos, jueces, magistrados, consejeros y ministros, de esta forma serían los consejeros actuales a quienes se les pretende dotar de un poder erga omnes y es preciso recordar que acaban de ser nombrados cuatro nuevos flamantes consejeros, de los siete que lo integran.

Existe una gran preocupación en varios sectores de la sociedad y de la misma institución, muchos comienzan a preguntarse: ¿Se está perdiendo la independencia del PJF?

El tiempo lo dirá

El Ministro  Arturo Zaldívar Lelo de Larrea a un año de su elección como Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, si bien, ha realizado cambios, sancionado a algunos jueces y magistrados federales, también lo es, que esto es superficial.

La realidad, es otra, muchos de los viejos vicios arraigados profundamente en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el PJF, persisten entre ellos, el tráfico de plazas, el acoso laboral, el acoso sexual, el nepotismo, la venta de sentencias y tráfico de influencias, le hace falta investigar que está pasando en la ciudad de México y Quintana Roo, entre otros circuitos.

El Consejo de la Judicatura Federal no está admitiendo todas las quejas administrativas, contrario a lo que manifestó en su informe, esta periodista tiene en su poder algunas de las resoluciones dictadas por el CJF de quejas administrativas que fueron desechadas, eso genera incertidumbre para quienes creyeron en el cambio.

No, basta aparecer en entrevistas en los principales medios de comunicación, de radio y televisión, ni estar activo en redes sociales, Facebook y Twitter por ejemplo, para lograr la confianza de la sociedad se debe predicar con el ejemplo, limpiar de verdad y a conciencia la casa, no solamente barrer la entrada, de otra manera sólo será un cliché propio de los tiempos actuales.

guillermina0204@gmail.com