Mientras EUA birla al gobierno mexicano con las “letras chiquitas” del T-Mec, 24 mineras trasnacionales van por nuestras reservas de litio

Mientras EUA birla al gobierno mexicano con las “letras chiquitas” del T-Mec, 24 mineras trasnacionales van por nuestras reservas de litio

17 diciembre, 2019 0 Por J. Jesús Lemus

Mientras la opinión pública nacional sigue en el debate sobre el madruguete del gobierno de Estados Unidos sobre el Tratado de Libre Comercio con México, sin mayor problema 12 empresas mineras chinas, seis canadiense, tres británica, una australiana, una española y otra norteamericana, negocian en completa discreción con la Secretaría de Economía del gobierno mexicano, la propiedad de los principales yacimientos de litio en suelo nacional.

Las negociaciones de las mineras trasnacionales iniciaron desde mediados del 2018, pero arreciaron a partir del marzo del 2019, cuando el propio Servicio Geológico Mexicano (SGM) abrió al mercado internacional la oferta de explotación de 26 sitios geográficos en el país con altas reservas de litio, garantizando una extracción para los próximos 20 años de por lo menos de 22 millones 708 mil 887 toneladas de ese metal blando.

Hasta antes de la actual administración, las reservas probadas de litio en suelo mexicano apenas llegaban a las 40 mil toneladas para los próximos 20 años, las que no representaban mucho interés para las mineras trasnacionales; fue la puesta en oferta del gobierno mexicano lo que hizo que las mineras despertaran su apetito por este recurso de alta demanda en la industria automotriz, armamentista y de las comunicaciones.

Con la oferta puesta en el mercado internacional por parte del gobierno del presidente López Obrador, ahora México se alza como la segunda potencia en materia de producción de litio a nivel mundial, superada penas como Bolivia, y muy por encima de otros países con actividad minera, como Argentina, Chile, Colombia y Perú.

El litio es estratégico en la industria militar, no sólo por su uso en la elaboración de baterías recargables para vehículos y equipos de telecomunicación, sino porque es esencial en la elaboración de bombas de hidrógeno, además de que se utiliza en otras ramas industriales para la fabricación de grasas y esmaltes para porcelana. También es de alta demanda en la industria farmacéutica.

Las empresas mineras chinas que actualmente están en negociación con el gobierno mexicano para lograr una porción del suelo nacional, son AA Mine Holding, China Minerals Resources Group, Eurofro Mineral Group, Harbor Mining, JdC Minerals, Jinchuan Group Co. Ltd., Rizhao Xingye Import and Export Co., Shaanxi dongling Group, Tianjin Binhai Harbor Port Int Trade, Tianjin North, Geological Exploration Bureu y Zhong Ning Mining Investment Co.

En la lista de las mineras que quieren una porción del litio mexicano también se encuentran las canadienses Bacanora Minerals, Infinite Lithium, One World Lithium, Organimax Nutient, Radius Gold y Zenith Minerals, las británicas Alien Metals, Rare Earth Minerals y Cadence Minerals, la australiana Lithium Australia, la española Sutti Mining y la norteamericana Pan American Lithium

Estas empresas mineras, algunas de las cuales ya han logrado los permisos de exploración del gobierno mexicano, podrían concretar sus negociaciones antes del primer semestre del 2020, a fin de establecer sus proyectos extractivos con vigencia de por lo menos hasta el 2040, con lo que podrían lograr utilidades en conjunto por el orden de los 20 mil millones de dólares en forma anual.

Actualmente, según lo refiere el Servicio Geológico Nacional, la extracción de litio, que se logra por parte de algunas empresas como la china Gangfeng Lithium y la canadiense Bacanora Lithium, generan utilidades de unos solo 300 millones de dólares anuales en promedio, pero con la ampliación de sus territorios a explorar podrían incrementar sus utilidades en más de un 500 por ciento a partir de los próximos dos años.

La minera AA Mine Holding, ya tiene antecedentes en nuestro país: es una de las que se quedaron con el proyecto de El Aguajito-El Pinole, en Baja California, para la explotación de hierro; pero no se ha conformado con ello: logró del gobierno federal, en el último año del sexenio de Felipe Calderón, que se les ampliara el permiso de exploración minera a fin de buscar litio en la zona entregada en concesión. Y es que, con tecnología propia, AA Mine Holding pudo ubicar que los yacimientos de hierro entregados en concesión se encuentran aparejados con un banco de litio con reservas probadas para más de 50 años.

A eso se atribuye que AA Mine Holding también busque, ante la Secretaría de Economía, los permisos para participar en la exploración de otros yacimientos de este metal en Sonora, San Luis Potosí y Zacatecas. Pero por lo pronto, en Baja California, donde se asienta el proyecto El Aguajito-El Pinole, esta empresa china ya se hizo de una superficie de más de 30 mil hectáreas, que ya son explotadas en sus yacimientos de hierro, que también tienen altas concentraciones de oro y plata.

En Sonora la minera AA Mine Holding busca participar, al lado de la canadiense Bacanora Minerals y la británica Rare Earth Minerals, en la explotación de al menos uno de los siete yacimientos de litio que ofreció el gobierno mexicano en 2016, que tienen reservas probadas de ese metal de por lo menos 3.5 millones de toneladas.

La importancia de estos yacimientos de litio la ha dejado ver la empresa de baterías recargables Tesla, que apenas en la etapa de exploración ya firmó contratos para el suministro de este material con Bacanora Minerals y Rare Earth Minerals a fin de que a partir de 2017 comiencen a suministrarle al menos 17 mil toneladas de material enriquecido con litio, con el compromiso para que la entrega de este mineral llegue a 35 mil toneladas a partir de 2019.

Pero el proyecto más ambicioso sobre el que va AA Mine Holding es la concesión de una superficie de más de 50 mil hectáreas entre San Luis Potosí y Zacatecas, donde el Servicio Geológico Mexicano ha declarado la existencia de por lo menos tres vetas de litio con reservas probadas para más de 70 años, con una producción estimada en más de un millón 480 mil toneladas al año de material enriquecido con ese metal.