Yesenia Daniel, el arte de hacer periodismo: “Lo Que el Sismo nos Dejó 19S”, un libro-memoria del terremoto de Jojutla

Yesenia Daniel, el arte de hacer periodismo: “Lo Que el Sismo nos Dejó 19S”, un libro-memoria del terremoto de Jojutla

31 octubre, 2019 0 Por J. Jesús Lemus

Yesenia Daniel Ménez, es aguerrida. Nunca se está quieta. La sangre periodística le bulle en las venas como a pocos. Su crónica es tan apasionante como su sonrisa. Es uno de esos pocos ejemplos de lo que se puede hacer cuando todo se derrumba en nuestro entorno, y solo nos queda la palabra. Ella ha decidido dar el salto al vacío: ha comenzado a hacer periodismo en libros. El diarismo ya le comienza a quedar corto.

Armada de la palabra y de la necesidad periodística, esta comunicadora morelense, hoy avecindada en Cuernavaca, nos deleita con su opera prima “Lo Que el Sismo nos Dejó 19S”, una crónica de la enseñanza social que dejó en Jojutla el terremoto del 19 de septiembre del 2017, donde compila historias de la tragedia que costó 49 muertos y dejó a más de 37 mil damnificados.

 

Dueña de una pluma que serpentea entre la realidad y lo onírico, la periodista Daniel Ménez, toma al lector de la mano y lo lleva a recorrer las destruidas calles de su Jojutla, acercándolo a la ruina y devastación que se percibe en el aire con un olor a tristeza, pero que se reconforta con historias de valentía y solidaridad que poco a poco comienzan a remover piedra tras piedras de la ciudad destruida.

En “Lo Que el Sismo nos Dejó 19S” la periodista se arma de crónica y narrativa para ir armando poco a poco un retrato estremecedor de la ciudad en ruinas, que matiza con los rostros esperanzadores de los que perdieron todo, menos la voluntad de mantenerse en pie; su pluma es una gran cámara fotográfica que en cada letra forma un pixel para darle forma al gran retrato que nos presenta de la tragedia, pero que ilumina con el color de la voluntad férrea de los jojutlenses.

Este libro el primero que se escribe sobre el terremoto que destruyó a Jojutla, donde su gran aportación es la visión de la periodista que lo vive desde adentro, haciendo que el lector se cimbre con los estertores de la tierra y el olor a gas y cuerpos en descomposición que inundan el aire, como si se tratara de una película milenialista que no aspira a la reflexión, sino a la remoción de sentimientos.

 

A cada paso de la narración, Yesenia Daniel sujeta fuerte al lector en una espiral metafórica que advierte de la fragilidad del ser humano ante la furia de la naturaleza, pero nunca deja de recordarle de la existencia de algo más allá de lo que como personas somos: la solidaridad que brota como un torrente de aguas apaciguadas.

En este texto emergente que la periodista presentó el día de ayer en La Honorata, Panadería Artesanal, donde apadrinaron el evento Griselda Contreras, Marco Oseguera y Carlos Ríos, no deja de lado el hecho histórico sin precedente donde células de ciudadanos ayudaron en la atención a los damnificados, entregando ayuda alimenticia y ayudando a la remoción de escombros, rebasando por mucho a la autoridad local y la escasa presencia militar.

 

El texto también hace un repaso pormenorizado de cómo se vivió la tragedia en los municipios de Axochiapan, Tetecala, Jiutepec, Cuernavaca, Tlayacapan, Miacatlán, Yecapixtla, Cuautla, Yautepec, Xochitepec y Temixco, en donde brigadas de estudiantes, religiosos, trabajadores de diversas empresas y ciudadanos que simplemente se organizaron, fueron los que llevaron la coordinación las labores de rescate.

Pero sin duda, el foco de la mirada preocupante, que no por ello abandona su sentido periodístico, se centra en Jojutla, el municipio más afectado de todo el estado de Morelos durante este sismo, en donde se estima que al menos el 30 por ciento de las viviendas de la zona urbana fueron colapsadas, y por lo menos un 47 por ciento más sufrieron daños estructurales, que al día de hoy impiden que muchas familias las habiten.

El recorrido en el que Yesenia Daniel lleva al lector de la mano en este libro, es desgarrador; lo hace caminar por las inmediaciones del cerro de El Higuerón, principalmente de las colonias Emiliano Zapata, Independencia, Pedro Amaro, AltaVista y Lázaro Cárdenas, donde va describiendo con minuciosidad el dolor humano que dejó la tragedia.

Sin duda “Lo Que el Sismo nos Dejó 19S” es un libro para fecundar la imaginación, para exaltar la valentía de un pueblo ante el desastre natural, pero sobre todo para recordar que el oficio periodístico es algo más que informar, pus Yesenia Daniel lo toma como una herramienta para preservar la memoria colectiva y crear el primero documento histórico que a la luz de los años será la fotografía imborrable de que vivió Jojutla.