Mientras en EUA se busca investigar la injerencia de la DEA en México, AMLO insiste que la liberación de Ovidio fue la mejor opción de paz

Mientras en EUA se busca investigar la injerencia de la DEA en México, AMLO insiste que la liberación de Ovidio fue la mejor opción de paz

22 octubre, 2019 0 Por Francisco Sarabia

El Congreso de los Estados Unidos valora la posibilidad de abordar la injerencia de la DEA en México, a propósito de lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, el pasado jueves donde se dio la liberación de Ovidio Guzmán, el hijo mayor de “El Chapo” Guzmán; los senadores demócratas le plantearon a la líder en el Senado, Nancy Pelosi, la posibilidad de remover la investigación iniciada desde el año pasado sobre la injerencia de la DEA en México, cita el portal “La Política Online” edición México.

Mientras, en redes sociales trascendió que detrás del enfrentamiento entre las fuerzas mexicanas de seguridad con miembros del Cartel de Sinaloa, está la mano de la DEA que, presionada por el Complejo Militar Industrial estadunidense, planea reactivar el negocio de la venta de armas desde los Estados Unidos a México, a través del suministro de armamento a los grupos delictivos cobijados en el negocio del narcotráfico, que en el fondo busca desestabilizar el Gobierno de la Cuarta Transformación..

En esta operación, se advierte que la presencia de agentes de la DEA en Sinaloa -treinta días atrás- pone de manifiesto los “amarres” hechos con funcionarios mexicanos como el Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel y otros de primer nivel, que sin consentimiento del Presidente Andrés Manuel López Obrador, intentan revivir la etapa sangrienta de la lucha contra el narco, para sostener el negocio de los traficantes de armas estadunidenses, el que se vio mermado a raíz de la decisión del gobierno estadunidense que recientemente retiró sus tropas en Siria.

La información del influyente portal electrónico revela que la crisis desatada por la liberación de Ovidio Guzmán en Sinaloa, ya tiene eco en los pasillos del Capitolio en Washington D.C. Según se pudo conocer, un grupo de senadores demócratas conversaron con Nancy Pelosi el fin de semana con la meta de reactivar una investigación, iniciada el año pasado, que abordaba las acciones de la DEA en México. Planes y operativos que se financia con dinero de los contribuyentes.

Desde febrero del año pasado, el portal ProPublica reveló que el senador Patrick Leahy -considerado uno de los legisladores más poderosos en el Capitolio- impulsaba una pesquisa sobre los operativos de la DEA. Se trata de uno de los senadores más poderosos de la Cámara y número dos en el comité que aprueba los recursos de la agencia antidrogas. Leahy era secundado por Jerrold Nadler, congresista de extrema confianza de Pelosi y muy familiarizado con la relación bilateral con México.

Esta historia vuelve a resurgir tras la tarde de sangre y fuego en Culiacán, el pasado viernes. En la bancada demócrata circula la tesis de que el operativo para la captura del hijo del Chapo falló porque la información entregada a las Fuerzas Armadas mexicanas fue incorrecta. Esa información vendría a decir que había un reacomodo de poder interno en el Cartel de Sinaloa, y que tras ese movimiento Ovidio era un blanco fácil.

Este error, explican los demócratas, es lo que sustenta el tono conciliador de Donald Trump para con el Gobierno mexicano el fin de semana. El presidente hubiera respondido con furia pero rápidamente conoció el rol de la agencia de EU y prefirió enviar señales amistosas y la típica promesa de frenar el flujo de armas hacia México.

Desde la DEA, por su parte, no hubo mayores dilaciones en que apareciera un ex directivo que prácticamente le echó toda la culpa al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Pelosi, refiere la información, tiene que guardar un equilibrio muy delicado porque no quiere un conflicto con la DEA por una cuestión que va más allá de la frontera. Pero por otro lado tiene la posibilidad de golpear a Trump en su discurso sobre una frontera más segura.

No solo está la cuestión de seguridad. Pelosi tiene fuerte presión del empresariado para aprobar el T-MEC en noviembre y una postura beligerante complicaría aún más un posible acuerdo, ya bastante afectado por el proceso de impeachment a raíz de la trama ucraniana, revela el portal de la Política Online en su edición México.

“Nos Hicieron lo que el Viento a Juárez”

“Nos hicieron lo que el viento a Juárez” dijo el presidente Andrés Manuel López al referirse al operativo del pasado viernes, donde se capturó y liberó al hijo del ex líder en jefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Lo más importante es que, en Culiacán hay normalidad y tenemos que pensar en la vida “que es mucho, mucho, mucho más que un mal momento, que una tarde-noche triste y de angustia. ¡Adelante! A ser felices y a vivir en paz”.

De haber decidido mal, en este momento se estaría pidiendo la cabeza del Presidente debido a una masacre. “Tengo la conciencia tranquila”. Y sí se va a detener a los delincuentes, pero siempre y cuando no se ponga en riesgo la vida de las personas.

En su conferencia de prensa matutina, se le preguntó qué si pedirá la renuncia del Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, o del titular de Centro Nacional de Inteligencia, Audomaro Martínez Zapata, a lo cual en forma contundente dijo: ¡No!, incluso se rió.

Agregó que el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, ya realiza un análisis de los hechos y, de ser el caso, deslindará responsabilidades.

El presidente, expresó que integrantes del Partido Acción Nacional (PAN) ya presentaron una denuncia en su contra por los hechos del pasado viernes y que está en la mejor disposición de comparecer para explicar por qué tomó la decisión de evitar una masacre y la muerte de inocentes.

Indicó que será muy precavido en el manejo de información en este caso y no permitirá se le manipule o induzca en sus respuestas.

“Me gusta tener información de primera. Y no permito que nadie me manipule, no me comparen, eso sí calienta. No es de que hace las cosas y no me entero o yo delego funciones y usted haga lo que quiere. El presidente tiene información y resuelve”.

– ¿Mete las manos al fuego por sus secretarios?

– Sencillamente tengo información. Yo prefiero que haya excesos a que se controle a los medios- respondió.

Atacó a sus adversarios quienes pedían y gritaban por la confrontación y la violencia, pero no “esa política insensata, inhumana, produjo más violencia y masacres”, expresó.

Culiacán sirvió para confrontar a los dos modelos; el primero, aquel dónde se hizo silencio como “momias” y que hoy gritan y exigen mostrar los pantalones. “Son muy valientes con los pantalones de otros”, aseguró.

El Jefe de Ejecutivo aseguró que un gobernante puede poner en riesgo su vida, pero no la de los demás. Va a pasar el tiempo y después se juzgará sobre si se hizo bien o mal. “El Gobierno actuó de manera correcta, yo tengo mi conciencia tranquila”.