Confirmado: el cambio climático actual es un fenómeno sin precedentes

Confirmado: el cambio climático actual es un fenómeno sin precedentes

25 julio, 2019 0 Por Redacción

Durante los últimos dos mil años se ha producido una serie de acontecimientos climáticos que han supuesto grandes cambios en el clima, como el periodo cálido medieval (desde el siglo X hasta el XIV), la Pequeña Edad de Hielo (desde el siglo XIV hasta el XIX), y el calentamiento global actual, que se está produciendo desde hace 150 años.

La variabilidad climática ha suscitado grandes debates durante los últimos 20 años sobre si el cambio climático actual ya se había producido en momentos previos de la historia. Ciertos sectores atribuyen el aumento de temperaturas actual a una anomalía puntual y no a un cambio climático.

Tres estudios publicados en las revistas Nature y Nature Geoscience desarman estos argumentos y demuestran que el aumento de las temperaturas alcanzado en este último periodo es mucho mayor que las fluctuaciones climáticas de los últimos dos milenios. Esto se debe a la velocidad y al impacto global de este cambio climático de origen antropogénico.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de científicos, que ha contado con la participación de la Universidad de Murcia, evaluó los patrones globales de variabilidad climática durante la era común, gracias a los datos de casi 700 registros de cambios de temperatura, entre los que destacan los anillos de los árboles o el crecimiento de coral obtenidos a través del proyecto Past Global Changes (PAGES).

“Lo que certifica el análisis de los datos estadísticos que hemos hecho es que ciertos periodos como la Pequeña Edad de Hielo del siglo XVII sucedieron, pero no a escala global y en al mismo tiempo en todo el mundo”, afirma Juan José Gómez Navarro, investigador del área de Física de la Tierra de la Universidad de Murcia (España) y coautor del trabajo.

En el caso de ese evento pasado, el periodo de bajada de las temperaturas se produjo primero en el noroeste de Europa en el siglo XV, en el sureste de Norteamérica en el siglo XVII y en otros lugares en el siglo XIX. Con los registros de temperaturas no se puede afirmar que fuera un proceso global como el actual.

Lo mismo sucede con el periodo que se conoce como ‘Anomalía climática medieval’, que tuvo lugar en torno al año 1000. En aquel periodo se sabe que hubo un aumento de las temperaturas por encima de lo habitual y este suceso ha servido de argumento para quienes defienden que las altas temperaturas actuales son otra anomalía como las ya vividas a lo largo de la historia y no un cambio climático.

El análisis de los datos, liderado por Raphael Neukom de la Universidad de Berna (Suiza), demuestra que tampoco este fenómeno fue simultáneo en diferentes puntos del planeta, por lo que no puede considerarse global.

“Hasta que esta gran base de datos de temperaturas se hizo pública en 2017, los datos históricos del clima solo se habían estudiado de forma local. Ahora podemos analizar la coherencia espacial global, que demuestra que, en el pasado, es cierto que hubo etapas frías y calientes, pero no de forma simultánea. Esto es un argumento más para invalidar a quienes defienden que no estamos ante un cambio climático global”, sostiene el investigador de la Universidad de Murcia.

 

Por otra parte, según el trabajo, ningún periodo preindustrial ha experimentado un calor a largo plazo coherente a escala mundial. En realidad, el periodo más cálido durante la era común ha ocurrido en las últimas décadas en más del 98 % del planeta.

En los artículos de Nature Geoscience, los autores examinaron las tasas de calentamiento de la superficie y las fuerzas impulsoras promediadas durante décadas. Sus análisis revelan que las tasas de calentamiento en periodos de al menos 20 años fueron más altas durante el siglo XX.

Las fluctuaciones preindustriales fueron impulsadas principalmente por la actividad volcánica. Para los científicos, las reconstrucciones y las simulaciones actuales sugieren que los pronósticos climáticos para las próximas décadas pueden ser realistas. (Fuente: SINC/ Universidad de Murcia)